Albóndigas en salsa

Albóndigas en salsa

albondigas1

Ingredientes para la masa
500 gr. de carne picada de ternera
1 huevo
100 cc (medio vaso) de miga de pan
100 ml (medio vaso) de vino blanco o de leche
Media cucharadita de sal
Pimienta negra molida
Aceite de oliva
Harina

Ingredientes para la salsa
100 ml de vino blanco
200 ml de agua o de caldo de carne
1/2 pastilla de caldo de pollo
Sal
2 hojas de laurel
Un poco de tomillo molido o nuez moscada al gusto

Elaboración

En un bol metemos la carne picada, la sal, la pimienta y un huevo. En un vaso echamos medio vaso de miga de pan (si queremos que sean albóndigas tiernas, podemos triturar una rebanada de pan de molde en vez de usar la miga de pan comercial que están más ralladas y muy secas) y añadimos vino blanco (o leche) hasta que se cubra la miga. Mezclamos con un tenedor para que se moje uniformemente. Echamos esta mezcla al bol de la carne y amasamos bien con una mano hasta que empieza a estar pegajosa. En un plato echamos un poco de aceite y untamos todo el plato con las dos manos. Con las manos aceitosas cogemos un trozo de la carne y formamos bolitas de 3 o 4 cm de diámetro. Vamos colocando las albóndigas en el plato aceitoso, así no se pegan al plato. Con medio kilo de carne, deberían de salir 25 o 30 albóndigas. Luego las pasamos por harina y las freímos en una sartén con aceite. Como vamos a cocerlas después, no hace falta freirlas mucho, sólo para sellar bien la superficie y que coja color. Es mejor ir removiéndolas mientras las freímos, así no se rompen.

Vamos metiendo las albóndigas fritas en una cazuela pequeña. Cuando todas están fritas, añadimos el vino blanco, el agua o el caldo, la pastilla de caldo de pollo, 2 hojas de laurel y tomillo. Las cocemos a fuego fuerte al principio y las ponemos a fuego bajo cuando empiezan a hervir. Quitamos la espuma que sale a la superficie del caldo. Probamos el sabor y añadimos un poco de sal si hace falta, no debemos de echar demasiada porque quedarán más saladas al reducirse el caldo. Siempre podemos añadirle sal al final, si hace falta. Las cocemos durante 45 minutos o 1 hora, con la tapa medio abierta, hasta que las albóndigas estén tiernas. Si vamos a comerlas enseguida y el caldo es demasiado líquido, añadimos una cucharada de maicena diluida en la misma cantidad de agua y volvemos a calentarlas hasta que hiervan. Si es para comerlas al día siguiente (cogen más sabor de un día para otro), las dejamos en un caldo más liquido (sin la maicena) y les añadimos la maicena justo antes de comer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s