Seitán casero

Seitán casero

Seitan

Ingredientes

1/2 kg. de harina de trigo
1/2 kg. de harina de fuerza
700 ml. de agua
150 cl. de salsa de soja
1 cabeza de ajos
1 cucharada sopera de jengibre rallado
10 cm. de alga kombu
600 ml. de agua

Elaboración

Mezclamos los dos tipos de harina en un bol grande y añadimos 700 ml de agua. Al principio mientras el agua y harina están separadas, es conveniente mezclar con un palillo o espátula fina porque así evitamos que pegue la masa en las manos. Cuando están bastante unidas, empezamos a amasar con la mano derecha, sujetando el bol con la mano izquierda limpia. Todavía es pegajoso al comienzo, pero poco a poco la masa va a conseguir el tacto compacto y que no se pega en la mano. Puede tardar 10-15 minutos. Una vez amasada, cubrimos el bol con film transparente y lo dejamos en el frigorífico dos horas. Pasadas las dos horas sacamos el bol del frigorífico, quitamos el film transparente y llenamos el bol de agua. Vamos lavando la masa en el agua, como si siguiéramos amasando,  y veremos que el agua se va poniendo blanca, es porque va saliendo el almidón de la harina. Cambiamos varias veces el agua. Irán apareciendo trozos de color marrón claro, que iremos juntando en una bola, es el gluten de trigo, la proteína o seitán. Seguimos lavando la masa hasta que el agua no salga blanca, que puede tardar 10 minutos. Obtendremos una bola de unos 400 gr. de color marrón claro y porosa.

En una cazuela ponemos 600 ml del agua, la salsa de soja, los ajos machacados, el jengibre y el alga kumbu, y la llevamos a ebullición. Si queremos darle forma al seitán, ponemos en la cazuela unos moldes de acero, teniendo en cuenta que al cocer va a aumentar como un 50%. O podemos formar unas bolas pequeñas sencillamente. Cuando empieza a hervir el agua ponemos el seitán en los moldes y lo dejamos cocer durante 45 minutos. También se puede cocer sólo 30 minutos, para dejar una textura más blanda. Una vez cocido, apagamos el fuego y lo dejamos tapado hasta que se enfríe. Podemos cortarlo en rodajas, ponerlas en un taper con un poco de caldo y dejarlas en el frigorífico hasta cuatro días. También podemos congelarlo hasta tres meses.

Podemos usar el seitán como la carne: frito, estofado, a la plancha, a la parrilla, empanado, como albóndigas, como croquetas, como carne picada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s